Rothschildia orizaba

Rothschildia orizaba

Pertenece a las satúrnidas, mariposas de grandes dimensiones que tienen alas decoradas con dibujos simétricos. La familia Saturniidae tiene más de 1300 especies.

Las Rothschildia Orizaba son originarias de Norteamérica, desde el sur de Estados Unidos hasta Méjico. Habitan en bosques con árboles de hojas anchas, situados en zonas con una altitud de entre 700 y 2700 metros.

Son mariposas de gran tamaño, con una amplitud alar de hasta 15 centímetros. Las alas tienen fortriangular con esquinas curvadas. Su color predominante es el marrón, en la esquina superior externa de las alas superiores tienen el borde rosado y en cada una de sus cuatro alas tienen una ventana hialina (transparente) triangular. El cuerpo tiene una franja blanca que separa el torax del abdomen.

No hay un claro dismorfismo sexual, las hembras suelen tener las alas un poco más pequeñas y un cuerpo de mayor tamaño.

MANTENIMIENTO Y CRIA.

Al nacer las orugas son muy pequeñas y están muy activas las primeras horas recorriendo su recipiente, por ello debemos asegurar que no pueden escapar, deberemos ir aumentando el tamaño del recipiente a medida que crezcan pues llegan a más de 10 cm.
Se alimentan con aligustre fresco.
Se pueden mantener a la temperatura ambiente dentro de la vivienda y necesitan una humedad por encima del 60%.
Especial cuidado hay que tener con la limpieza, se pasan el día comiendo y debemos retirar los excrementos a diario para evitar la aparición de hongos y bacterias.

Desde que nacen hasta que forman el capullo pasan aproximadamente dos meses. Cuando llega el momento de pupar, forman un capullo marrón entre las hojas que tienen para comer.
Los capullos se debe poner en una caja de gran tamaño de malla o tela para facilitar que las mariposas puedan sujetarse. La pupa se desarrolla en unas cuatro semanas.

Las mariposas no vuelan casi, de noche aletean un poco, por eso es importante que la caja sea de tela para que no se dañen las alas.

No se deben tocar las mariposas, en caso de querer coger alguna podemos acercar un palo o nuestra mano (mejor si nos ponemos un guante de tela) y acercarlo para que ella se suba voluntariamente apoyando cada pata poco a poco, teniendo cuidado de no tocarles las alas.

Las mariposas no comen, no disponen de boca para ello, por lo que su vida es corta, entre 6 y 8 días. En este tiempo realizarán la cópula y la hembra pondrá los huevos.

Los adultos no se alimentan, no tienen partes bucales, en esta etapa su única función es la de la reproducción.

Pincha aquí para acceder a la galería de estas fotografías

 

 Textos e imágenes: © Neli Martín. Der. Res.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *