sta-comba-18-03-333

Rothschildia orizaba

Rothschildia orizaba

Pertenece a las satúrnidas, mariposas de grandes dimensiones que tienen alas decoradas con dibujos simétricos. La familia Saturniidae tiene más de 1300 especies.

Las Rothschildia Orizaba son originarias de Norteamérica, desde el sur de Estados Unidos hasta Méjico. Habitan en bosques con árboles de hojas anchas, situados en zonas con una altitud de entre 700 y 2700 metros.

Son mariposas de gran tamaño, con una amplitud alar de hasta 15 centímetros. Las alas tienen fortriangular con esquinas curvadas. Su color predominante es el marrón, en la esquina superior externa de las alas superiores tienen el borde rosado y en cada una de sus cuatro alas tienen una ventana hialina (transparente) triangular. El cuerpo tiene una franja blanca que separa el torax del abdomen.

No hay un claro dismorfismo sexual, las hembras suelen tener las alas un poco más pequeñas y un cuerpo de mayor tamaño.

MANTENIMIENTO Y CRIA.

Al nacer las orugas son muy pequeñas y están muy activas las primeras horas recorriendo su recipiente, por ello debemos asegurar que no pueden escapar, deberemos ir aumentando el tamaño del recipiente a medida que crezcan pues llegan a más de 10 cm.
Se alimentan con aligustre fresco.
Se pueden mantener a la temperatura ambiente dentro de la vivienda y necesitan una humedad por encima del 60%.
Especial cuidado hay que tener con la limpieza, se pasan el día comiendo y debemos retirar los excrementos a diario para evitar la aparición de hongos y bacterias.

Desde que nacen hasta que forman el capullo pasan aproximadamente dos meses. Cuando llega el momento de pupar, forman un capullo marrón entre las hojas que tienen para comer.
Los capullos se debe poner en una caja de gran tamaño de malla o tela para facilitar que las mariposas puedan sujetarse. La pupa se desarrolla en unas cuatro semanas.

Las mariposas no vuelan casi, de noche aletean un poco, por eso es importante que la caja sea de tela para que no se dañen las alas.

No se deben tocar las mariposas, en caso de querer coger alguna podemos acercar un palo o nuestra mano (mejor si nos ponemos un guante de tela) y acercarlo para que ella se suba voluntariamente apoyando cada pata poco a poco, teniendo cuidado de no tocarles las alas.

Las mariposas no comen, no disponen de boca para ello, por lo que su vida es corta, entre 6 y 8 días. En este tiempo realizarán la cópula y la hembra pondrá los huevos.

Los adultos no se alimentan, no tienen partes bucales, en esta etapa su única función es la de la reproducción.

Pincha aquí para acceder a la galería de estas fotografías

 

 Textos e imágenes: © Neli Martín. Der. Res.
sta-comba-18-03-333

Entre orquídeas, mariposas y …

Serra da Enciña y Serra do Courel

 
En compañía de Elena Bouza, Suso M Fariña, Valentín Muiños y Manuel Salgado, todos ellos aficionados a la fotografía, nos dirigimos a la Serra do Courel con la idea de poder fotografiar las variadas mariposas de la zona.
 
El día amaneció gris y según nos acercábamos a la cosa empeoraba, al llegar a Cebreiro la espesa niebla y la lluvia nos obligó a hacer una parada y tomar un agradable y caliente café. No parecía que el tiempo mejorase hasta mediodía así que decidimos acercarnos a la Serra da Enciña.
 
El Parque Natural Serra da Enciña, está encajado entre los valles del río Sil y la sierra de A Lastra. Sus montes de roca caliza cuentan con innumerables grutas que hacen de este lugar un buen destino para los espeleólogos que se adentran en ellas a admirar la cantidad de estalactitas y estalagmitas que contienen. En estas grutas se encuentran algunas de las mayores colonias de murciélagos de España. El Parque Natural es un refugio estupendo para una gran variedad de aves, no muy habituales en el resto de Galicia.
 
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
 

El tiempo tampoco acompañaba para ver muchas mariposas y la temporada de orquídeas ya estaba terminando, pero pudimos disfrutar de una agradable comida en un merendero y alguna fotografía pudimos hacer.

Decidimos volver al Courel esperando que el tiempo fuese algo mejor pues parecía que despejaba pero… poco mejoró, disfrutamos del paisaje y encontramos algunas orquídeas, aunque muchas ya secas.

Los campos estaban mojados, la espesa niebla y la fina lluvia de la mañana dejó a las mariposas en sus refugios pero, ya casi cuando dábamos por terminada la salida, en medio de uno de los descampados encontramos un dormidero de Aporia crataegi meridionalis, unas preciosas mariposas apiñadas en una misma orquídea, todo un espectáculo que nunca había visto.

El año que viene hay que volver en el mes de Mayo un día sin lluvia para poder ver estos entornos en su máximo apogeo de orquídeas.

 

Pincha aquí para acceder a la galería de estas fotografías

 

 Textos e imágenes: © Neli Martín. Der. Res.
sta-comba-18-03-333

Los abejarucos, coloreando el cielo!

Abejarucos (Merops apiaster)

 
El abejaruco europeo es, si no la más llamativa, una de las aves más llamativas de nuestra fauna. Pasa el invierno en el África subsajariana, subiendo al Norte de Africa, Europa y Oeste de Asia, a finales de marzo para la cría.

Comúnmente es conocido como abejaruco, por ser las abejas uno de los principales alimentos de su dieta, pero no sólo se alimentan de estas, comen avispas y otros muchos insectos. Durante años los apicultores lucharon contra ellos, muchas veces por desconocimiento ya que realmente no es un grave problema para las colmenas.

Su tamaño puede llegar a los 30cm, con una envergadura alar de hasta 40cm. Su colorido es uno de los principales atractivos, su cabeza de color rojizo al igual que las partes dorsales, su garganta amarilla con una línea inferior negra como el antifaz, que rodea su ojo rojo, y sus partes inferiores de colores verdoso y azulados hacen que sean aves muy llamativas. Las hembras tienen un color más verdoso y el color rojizo es algo más claro. Los ejemplares jóvenes tienen un color menos llamativo y más verdoso.

Su reclamo es muy característico e inconfundible, suele realizarlo de forma incesante y habitualmente en vuelo, pudiendo ser escuchado a larga distancia.

Su hábitat es variado, pero suele concentrarse taludes, cortados o paredes verticales de tierras arenosas o yeseras.

En estos lugares escavan sus nidos tubulares de unos 12cm de diámetro en la parte externa y luego se vuelve más estrecho, teniendo una longitud de entre 50 y 200cm. El agujero lo hacen ambos miembros de la pareja y pueden tardar hasta dos semanas en terminarlo.

Aproximadamente en mayo, la hembra pone unos 6 o 7 huevos que incuban ambos padres hasta que en junio nacen, van naciendo según los puso la hembra y esto hace que exista diferencia entre todas las crías, lo que hace que los primeros pollos se impongan a los demás a la hora de recibir comida. El que toda la puesta salga adelante dependerá de si los padres pueden proporcionar el suficiente alimento. Ambos padres se encargan de la ceba pero a menudo son ayudados por otros congéneres, generalmente jóvenes no reproductores.

Después de esta breve introducción sobre estas fascinantes aves toca verlos. Estas fotografías fueron hechas en una salida fotográfica en compañía de Manuel Salgado y Suso M. Fariña, dos estupendos compañeros.
 


 

Pincha aquí para acceder a la galería de estas fotografías

 

 Textos e imágenes: © Neli Martín. Der. Res.
sta-comba-18-03-333

Redes “el pueblo marinero”

 

Redes, Coruña

 
Da igual la época del año, verano con gran cantidad de barcos y veleros en el agua, invierno con pequeñas barcas de pescadores, de día con la luz del sol o de noche con las pequeñas luces de sus calles, Redes bien se merece una visita relajada.
 
Este pequeño pueblo marinero perteneciente al Ayuntamiento de Ares en la provincia de Coruña, con un encanto especial, ha tenido un gran impulso turístico por ser uno de los lugares elegidos por Pedro Almodovar para rodar su película “Silencio”, pero cuando mejor se visita es en épocas de poco turismo para poder dar un paseo por sus estrechas calles, subir hasta el mirador o tomarse un café casi con los pies en el mar.

 


 

Pincha aquí para acceder a la galería de estas fotografías

 

 Textos e imágenes: © Neli Martín. Der. Res.