Guppy (Poecilia reticulata)

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.

Poecilla reticulata (Guppy o lebites)

 
Hay cantidad de especies de peces de agua dulce, pero el más popular sin duda es el “guppy” (Poecilla reticulata), habitual en todas las tiendas de acuariofilia.
 
¿Por qué son tan populares?
Lo primero que destaca de ellos son sus colores, intensos y variados; su gran aleta caudal que no dejan de exhibir en su continuo movimiento les hace muy atactivos. Si le añadimos su gran resistencia y su fácil mantenimiento y cría, hace que tengamos unos peces ideales para quien quiere iniciarse en el mundo de la acuariofilia.
 
Vamos a conocerlos un poco más a fondo.
 

CLASIFICACION

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


Clase: Actinopterygii
Subclase: Teleostei
Superorden: Neognathi
Orden: Cyprinodontiformes
Suborden: Cyprinodontoidei
Familia: Poeciliidae
Genero: Poecilia
Especie: reticulata
 

DISTRIBUCION

 
Originarios de Sudamérica y Centroamérica, actualmente podemos decir que están extendidos por todo el mundo, esto ha sido posible por su fácil adaptación a los medios y su facilidad de reproducción. Han sido introducidos en diferentes lugares para el control de mosquitos ya que son grandes depredadores tanto de larvas como de ejemplares adultos.
 
En la península ibérica se cree que su introducción se ha producido de los aficonados a la acuariofilia que los sueltan en riachuelos o incluso son tirados por los desagües. Se encuentran mayoritariamente en Andalucía y Canarias, donde se encuentran bastantes colonias de guppys salvajes. Es considerada una especie invasora.
La gran mayoría de ejemplares que se venden en las tiendas de acuariofilia provienen de grandes criaderos asiáticos.
 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 

HABITAT

 
Aunque inicialmente se encontraban en ríos y riachuelos, cómo hemos dicho, su facilidad de adaptación hace que en la actualidad se encuentren en lagos,lagunas, charcas y pozos.

 

MANTENIMIENTO EN ACUARIOS

 
Su mantenimiento es sencillo pero no por ello quiere decir que no requieran cuidados. Son peces poco valorados, posiblemente por ser tan populares, económicos y prolíficos, lo que hace que no se tenga especial cuidado con ellos pero debemos proporcionarles las condiciones adecuadas.
 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Las condiciones del agua:
 
Son peces de aguas calientes por lo que se recomienda mantenerlos entre los 22ºC y 28ºC, En viviendas donde la temperatura sean cercanas a las indicadas pueden ser mantenidos a temperatura ambiente siempre que no superen los 28ºC ni bajen de los 20ºC porque aunque no se mueran no estarán bien. En cuanto al pH del agua, debe ser ligeramente alcalino, lo más cercano al 7’5, pero sin bajar de 6’5 ni subir de 8. La dureza del agua debe estar entre 10º y 20º gH.
 
El acuario debe contar con un sistema de filtrado que no origine demasiada corriente pero que lo oxigene bien.
 
Deben realizarse cambios de agua semanales de un 30%, aunque puede variar el volumen según la población del acuario. En caso de que se tengan alevines los cambios de agua no pueden descuidarse ya que puede que no se desarrollen correctamente.
 
Al tratarse de peces de gran actividad necesitan un acuario que les permita un nado cómodo, con unos 40cm de longitud mínimo.
 
Agradecerán tener mucha vegetación y sitios por los que esconderse, sobre todo las hembras que son acosadas continuamente por los machos.
 
Cómo regla general se podría decir que se necesitan mínimo 5 litros por cada pez, pero esto también dependerá de la proporción de machos y hembras y las características del acuario.
 
Es un pez muy sensible al sulfato de cobre, substancia que suele utilizarse para la eliminación de caracoles en el acuario, ocasionando frecuentemente la muerte de muchos ejemplares en un acuario cuando los aficionados desconocen esta debilidad del pez. El uso de sulfato de cobre debe limitarse a un máximo de 0,12 partes por millón.
 
Compatibilidad con otras especies:
 
Peces muy movidos pero pacíficos que no suponen peligro para otras especies, pero sí que hay especies que pueden encontrar atractivas sus grandes aletas y se las pueden comer como por ejemplo los bettas.
 
Generalmente se mantienen con platys y mollies ya que son especies de parámetros compatibles y de buen comportamiento.
 
Enfermedades en los guppys:
 
Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
No hay ningún pez que esté libre de padecer enfermedades por muy duro que sea y los guppys son sensibles a la podredumbre de aletas e infecciones bacterianas. No deben descuidarse los cambios de agua para tener una buena calidad del agua y prevenir estas y otras enfermedades. En caso de detectarse alguna enfermedad deberá tratarse cuanto antes y si es posible aislar los peces más afectados.
 

MORFOLOGIA Y DIFERENCIAS SEXUALES

 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Existe mucha diferencia física entre macho y hembras al igual que en otras especies de peces.
 
El tamaño de los machos es de 4 a 6 cm, las hembras llegan hasta los 8cm.
 
La cabeza es plana y la boca está situada en la parte superior, característica que indica que principalmente comen en la superficie del agua.
La cola de los machos varía mucho en tamaño y forma debido a la cantidad de hibridaciones realizadas, siendo la más común la cola en forma de abanico. Su aleta anal modificada en un órgano copulador denominado gonopodio, que desarrollan aproximadamente al mes o mes y medio de edad. El colorido en realmente amplio, por las hibridaciones mencionadas los colores son muy variados aunque hay criadores que se centran en la conservación y cría de ciertos patrones, pero meterse en este tema sería algo realmente extenso.
 
La hembra tiene muy poco color en el cuerpo y la aleta caudal generalmente es corta, siendo característica una mancha en la parte anal de color más o menos oscuro dependiendo del estado de gestación.
 

REPRODUCCION Y CRIA

 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Son peces vivíparos, es decir, que el desarrollo embrionario se realza en el útero de la madre, donde reciben el alimento y el oxígeno necesario para desarrollarse hasta el momento de su nacimiento.
 
Los padres no cuidad la freza, tras la puesta pueden devorar a sus propios alevines, especialmente si son madres jóvenes primerizas. Si el acuario está muy plantado y tienen donde esconderse, los alevines saldrán adelante.
 
Las hembras pueden empezar a criar a los 3 meses de edad, a partir de esa edad son fértiles y son capaces de mantener en su interior el esperma del macho, por lo que puede tener alevines bastantes semanas después de que no esté ya con el macho.
 
El periodo de gestación dura de cuatro a seis semanas, algo en lo que influye la temperatura del agua. Una señal de que el parto va a empezar es el desplazamiento de la mancha oscura que tienen hacia el conducto anal.
 
Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Si queremos sacar adelantes las crías debemos separara a los adultos y criar a los alevines en un acuario de cría con una alimentación inicial a base de nauplios de artemia, escama machacada y productos específicos. Si queremos dejar que críen en el acuario con los padres podremos ponerles bastante musgo para que los alevines tengan refugio, sobrevivirán bastantes y seguramente llegue a tener superpoblación el acuario, lo que puede llegar a la muerte de todos los peces del acuario.
Una hembra adulta puede llegar a parir unos 200 alevines aunque lo normal es que sean unos 80 alevines.

A partir de las cuatro semanas podrán diferenciarse los machos de las hembras, a las seis semanas ya son capaces de reproducirse pero no es aconsejable dejar que las hembras críen siendo tan jóvenes, es más aconsejable esperar a que estén completamente desarrolladas ya que la reproducción resulta dura y extresante para las hembras.
No es raro que una hembra muera después del parto por el esfuerzo del parto y por el acoso que suele sufrir por parte de los machos.
 

ALIMENTACION

 
 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 Son omnívoros, comen fácilmente cualquier tipo de comida para peces aunque es recomendable darles una dieta variada que incluya alimento vivo, congelado y piensos.
 
Su tubo digestivo es muy corto por lo que conviene alimentarles unas tres veces al día pero dándoles muy poca cantidad. Se debe tener especial cuidado con no sobrealimentarlos pues enfermarían. También necesitan aporte vegetal por lo que debemos incluir en su dieta algo como spirulina, calabacín cocido, guisante cócido etc…
 
 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

4 Comments

  • Javier

    noviembre 14, 2016 at 3:50 pm Responder

    Unas fotos muy buenas. Solo una cosa, si provienen de grandes criaderos asiáticos la especie se habrá adaptado a unas condiciones del agua diferentes a las de su lugar de origen. ¿Esas condiciones nuevas son las que indicas en tu artículo?

    View Comment
    • Neli

      noviembre 29, 2016 at 6:46 pm Responder

      Estos peces, como indico, se adaptan fácilmente a diferentes medios por lo que los grandes criaderos no tienen gran problema para su cría. Las condiciones de mantenimiento son las recomendadas para acuarios. Todos sabemos que en los criaderos las condiciones cambian en función de lo que es mejor para su reproducción y por eso cuando adquirimos ejemplares tenemos que hacer adaptación, no solo por temperatura, si no por ph, dureza, etc…

      View Comment
  • goyyumm

    septiembre 23, 2017 at 6:07 am Responder

    las fotos.. hay dos fotos que marcas como macho que para mi son hembras ribbon. las que estan en los apartados distribucion y enfermedades.
    no tienen gonopodio, tienen una aleta anal tipica modificada, con un radio mas largo.
    tienen la forma tipica de hembras y pienso que la mancha de gravidez, aunque esta no se aprecia claramente

    View Comment
    • Neli

      septiembre 23, 2017 at 8:41 am Responder

      Gracias por tu comentario.

      Estos tres peces fueron a un acuario para ellos sólo y llevan meses criando.

      View Comment

Post a Comment