Larva de cristal

Larva de cristal

Las larvas de cristal es otro de los alimentos vivos que podemos utilizar para alimentar nuestros peces e invertebrados, aunque no es tan habitual como la larva roja.

Podemos encontrarlas en charcas y regatos junto con otra cantidad de pequeños invertebrados, pero podemos encontrarlas en tiendas tanto congeladas como vivas.

El formato congelado es cómodo por venir en pequeñas porciones que es suficiente descongelar y lavar antes de echar en el acuario. En vivo, al igual que el resto de las larvas, las tendremos que mantener en la nevera y vigilar que no hay muertes excesivas que puedan contaminar y estropear el resto del alimento.

Recordemos que es muy importante dar una buena y variada alimentación a nuestros peces para su buena salud y buen aspecto físico.

Larva de mosquito

Larva de mosquito Las larvas de mosquito, también llamadas bloodworms, son uno de los alimentos más habituales utilizados en la acuariofilia para alimentar peces y algunos invertebrados, por su alto contenido proteico.

Aunque podemos encontrarlas en regatos o charcas de nuestra Península Ibérica, lo habitual es comprarlas en tiendas especializadas, donde podremos encontrarlas, liofilizadas, congeladas y enlatadas.

La forma más utilizada es la congelada por venir congelada en pequeñas dosis, que simplemente descongelándolas y lavándolas bien, para quitar los fosfatos, están listaLarva de mosquitos para suministrar a los peces.

Otra forma que parece que está ganando fuerza es la lata, las larvas están envasadas en su propio jugo por lo que conserva todas sus propiedades. Estas latas duran abiertas unas dos semanas, por lo que o tenemos gran cantidad de peces que mantener o tendremos que congelarlas en pequeñas dosis para usarlas posteriormente.

Debido a su tamaño y pendiendo para que tipo de peces a veces deberemos cortarlas que las puedan comer.

Daphnia Pulex – nacimiento

En una de las sesiones de fotografía de pequeños invertebrados, al seleccionar una Daphnia pulex, que parecía que se le podrían ver bien las crías, me llevé la sorpresa de que estaban completamente formadas y a punto de nacer, y tan a punto que pude asistir al nacimiento de las mismas.


Después de la primera fotografía y supongo que el cambio de recipiente y las luces, la Daphnia empezó a soltar las crías poco a poco, pasando unas tres horas desde que nació la primera hasta que nació la última.

Al momento las pasé al recipiente donde tengo las daphnias porque para fotografiarlas siempre las tengo en agua lo más limpia posible y por tanto no tiene ningún tipo de alimento.