Trampa para planarias

Planarias - Turbellarias

© Neli Martín. Der. Res.

Trampa para planarias

Estas viejas conocidas de los acuaristas a veces nos pueden dar algún problema ya que suelen convertirse en plaga. Uno de los sistemas utilizados para el control de esta plaga pasa por meter una pequeña trampa en el acuario. En tiendas de acuariofilia encontraremos distintos tipos, bastante más bonitos pero igual de efectivos que el que vamos a ver a continuación. A veces por prisas tenemos que recurrir a algún “brico” casero y salir del paso, pero que si vemos que funciona al final es con el que nos quedamos. Ya se ha comentado muchas veces que los aficionados a la acuariofilia tienen un pequeño vicio con el tema de hacer pequeños aparatos caseros aunque en las tiendas se encuentre algo que hace lo mismo.
 
Material necesario:
– Un bote
– Un tubo eppendorf
– Piedra
 
Limpiaremos bien el bote de pegatinas y cualquier resto que pudiera tener de su contenido anterior.
En la tapadera haremos un agujero del tamaño del tubo que vamos a utilizar, en este caso es un tubo eppendorf pero puede utilizarse cualquier otra cosa de forma similar como puede ser la punta de una pipeta o un capuchón de un bolígrafo (dependiendo de los otros habitantes).
Si utilizamos el tubo eppendorf deberemos hacer un agujero en la punta para permitir la entrada de las planarias.
No queda más que poner dentro del tubo una piedra para que el bote no flote y meter un poquito de comida como reclamo para las planarias.
Cómo se puede ver en la fotografía, esto atrae a planarias y gambas, por eso nuestro agujero no debe ser muy grande, para evitar que se nos cuelen pequeñas gambas.
Pasados un par de días no tenemos más que sacar el bote y retirar las planarias.

Más sencillo no puede ser pero como siempre, mejor una imagen.

Planarias - Turbellarias

© Neli Martín. Der. Res.

 
 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

ENLACES RELACIONADOS

Turbellaria (planarias)

Guppy (Poecilia reticulata)

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.

Poecilla reticulata (Guppy o lebites)

 
Hay cantidad de especies de peces de agua dulce, pero el más popular sin duda es el “guppy” (Poecilla reticulata), habitual en todas las tiendas de acuariofilia.
 
¿Por qué son tan populares?
Lo primero que destaca de ellos son sus colores, intensos y variados; su gran aleta caudal que no dejan de exhibir en su continuo movimiento les hace muy atactivos. Si le añadimos su gran resistencia y su fácil mantenimiento y cría, hace que tengamos unos peces ideales para quien quiere iniciarse en el mundo de la acuariofilia.
 
Vamos a conocerlos un poco más a fondo.
 

CLASIFICACION

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


Clase: Actinopterygii
Subclase: Teleostei
Superorden: Neognathi
Orden: Cyprinodontiformes
Suborden: Cyprinodontoidei
Familia: Poeciliidae
Genero: Poecilia
Especie: reticulata
 

DISTRIBUCION

 
Originarios de Sudamérica y Centroamérica, actualmente podemos decir que están extendidos por todo el mundo, esto ha sido posible por su fácil adaptación a los medios y su facilidad de reproducción. Han sido introducidos en diferentes lugares para el control de mosquitos ya que son grandes depredadores tanto de larvas como de ejemplares adultos.
 
En la península ibérica se cree que su introducción se ha producido de los aficonados a la acuariofilia que los sueltan en riachuelos o incluso son tirados por los desagües. Se encuentran mayoritariamente en Andalucía y Canarias, donde se encuentran bastantes colonias de guppys salvajes. Es considerada una especie invasora.
La gran mayoría de ejemplares que se venden en las tiendas de acuariofilia provienen de grandes criaderos asiáticos.
 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 

HABITAT

 
Aunque inicialmente se encontraban en ríos y riachuelos, cómo hemos dicho, su facilidad de adaptación hace que en la actualidad se encuentren en lagos,lagunas, charcas y pozos.

 

MANTENIMIENTO EN ACUARIOS

 
Su mantenimiento es sencillo pero no por ello quiere decir que no requieran cuidados. Son peces poco valorados, posiblemente por ser tan populares, económicos y prolíficos, lo que hace que no se tenga especial cuidado con ellos pero debemos proporcionarles las condiciones adecuadas.
 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Las condiciones del agua:
 
Son peces de aguas calientes por lo que se recomienda mantenerlos entre los 22ºC y 28ºC, En viviendas donde la temperatura sean cercanas a las indicadas pueden ser mantenidos a temperatura ambiente siempre que no superen los 28ºC ni bajen de los 20ºC porque aunque no se mueran no estarán bien. En cuanto al pH del agua, debe ser ligeramente alcalino, lo más cercano al 7’5, pero sin bajar de 6’5 ni subir de 8. La dureza del agua debe estar entre 10º y 20º gH.
 
El acuario debe contar con un sistema de filtrado que no origine demasiada corriente pero que lo oxigene bien.
 
Deben realizarse cambios de agua semanales de un 30%, aunque puede variar el volumen según la población del acuario. En caso de que se tengan alevines los cambios de agua no pueden descuidarse ya que puede que no se desarrollen correctamente.
 
Al tratarse de peces de gran actividad necesitan un acuario que les permita un nado cómodo, con unos 40cm de longitud mínimo.
 
Agradecerán tener mucha vegetación y sitios por los que esconderse, sobre todo las hembras que son acosadas continuamente por los machos.
 
Cómo regla general se podría decir que se necesitan mínimo 5 litros por cada pez, pero esto también dependerá de la proporción de machos y hembras y las características del acuario.
 
Es un pez muy sensible al sulfato de cobre, substancia que suele utilizarse para la eliminación de caracoles en el acuario, ocasionando frecuentemente la muerte de muchos ejemplares en un acuario cuando los aficionados desconocen esta debilidad del pez. El uso de sulfato de cobre debe limitarse a un máximo de 0,12 partes por millón.
 
Compatibilidad con otras especies:
 
Peces muy movidos pero pacíficos que no suponen peligro para otras especies, pero sí que hay especies que pueden encontrar atractivas sus grandes aletas y se las pueden comer como por ejemplo los bettas.
 
Generalmente se mantienen con platys y mollies ya que son especies de parámetros compatibles y de buen comportamiento.
 
Enfermedades en los guppys:
 
Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
No hay ningún pez que esté libre de padecer enfermedades por muy duro que sea y los guppys son sensibles a la podredumbre de aletas e infecciones bacterianas. No deben descuidarse los cambios de agua para tener una buena calidad del agua y prevenir estas y otras enfermedades. En caso de detectarse alguna enfermedad deberá tratarse cuanto antes y si es posible aislar los peces más afectados.
 

MORFOLOGIA Y DIFERENCIAS SEXUALES

 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Existe mucha diferencia física entre macho y hembras al igual que en otras especies de peces.
 
El tamaño de los machos es de 4 a 6 cm, las hembras llegan hasta los 8cm.
 
La cabeza es plana y la boca está situada en la parte superior, característica que indica que principalmente comen en la superficie del agua.
La cola de los machos varía mucho en tamaño y forma debido a la cantidad de hibridaciones realizadas, siendo la más común la cola en forma de abanico. Su aleta anal modificada en un órgano copulador denominado gonopodio, que desarrollan aproximadamente al mes o mes y medio de edad. El colorido en realmente amplio, por las hibridaciones mencionadas los colores son muy variados aunque hay criadores que se centran en la conservación y cría de ciertos patrones, pero meterse en este tema sería algo realmente extenso.
 
La hembra tiene muy poco color en el cuerpo y la aleta caudal generalmente es corta, siendo característica una mancha en la parte anal de color más o menos oscuro dependiendo del estado de gestación.
 

REPRODUCCION Y CRIA

 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Son peces vivíparos, es decir, que el desarrollo embrionario se realza en el útero de la madre, donde reciben el alimento y el oxígeno necesario para desarrollarse hasta el momento de su nacimiento.
 
Los padres no cuidad la freza, tras la puesta pueden devorar a sus propios alevines, especialmente si son madres jóvenes primerizas. Si el acuario está muy plantado y tienen donde esconderse, los alevines saldrán adelante.
 
Las hembras pueden empezar a criar a los 3 meses de edad, a partir de esa edad son fértiles y son capaces de mantener en su interior el esperma del macho, por lo que puede tener alevines bastantes semanas después de que no esté ya con el macho.
 
El periodo de gestación dura de cuatro a seis semanas, algo en lo que influye la temperatura del agua. Una señal de que el parto va a empezar es el desplazamiento de la mancha oscura que tienen hacia el conducto anal.
 
Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 
Si queremos sacar adelantes las crías debemos separara a los adultos y criar a los alevines en un acuario de cría con una alimentación inicial a base de nauplios de artemia, escama machacada y productos específicos. Si queremos dejar que críen en el acuario con los padres podremos ponerles bastante musgo para que los alevines tengan refugio, sobrevivirán bastantes y seguramente llegue a tener superpoblación el acuario, lo que puede llegar a la muerte de todos los peces del acuario.
Una hembra adulta puede llegar a parir unos 200 alevines aunque lo normal es que sean unos 80 alevines.

A partir de las cuatro semanas podrán diferenciarse los machos de las hembras, a las seis semanas ya son capaces de reproducirse pero no es aconsejable dejar que las hembras críen siendo tan jóvenes, es más aconsejable esperar a que estén completamente desarrolladas ya que la reproducción resulta dura y extresante para las hembras.
No es raro que una hembra muera después del parto por el esfuerzo del parto y por el acoso que suele sufrir por parte de los machos.
 

ALIMENTACION

 
 

Poecilia reticulata

© Neli Martín. Der. Res.


 Son omnívoros, comen fácilmente cualquier tipo de comida para peces aunque es recomendable darles una dieta variada que incluya alimento vivo, congelado y piensos.
 
Su tubo digestivo es muy corto por lo que conviene alimentarles unas tres veces al día pero dándoles muy poca cantidad. Se debe tener especial cuidado con no sobrealimentarlos pues enfermarían. También necesitan aporte vegetal por lo que debemos incluir en su dieta algo como spirulina, calabacín cocido, guisante cócido etc…
 
 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Enigmatochromis lucanusi

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 

Enigmatochromis lucanusi

 

CLASIFICACION

Orden: perciformes
familia: ciclhidae
subfamilia: pseudocrenilabrinae
género : enigmatochromis
Nombre cientifico: Enigmatochromis lucanusi (Lamboj, 2009)
Antiguamente conocido como: Pelvicachromis lucanusi

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 
La primera descripción científica fue en 2009 por Lamboj, siendo presentado como un nuevo género, inicialmente se encuadró dentro del género Pelvicachromis, pero debido a las diferencias anatómicas se creó el género Enigmatochromis. El nombre lucanusi se puso en honor a Oliver Lucano, que fue quien recogió los primeros ejemplares en 2004, describió su hábitat, y que los empezó a introducir como pez de acuario en Estados Unidos y Canadá, extendiéndose a Europa gracias a su cría en cautividad, siendo distribuido con el nombre provisional de Pelvicachromis lucanusi.
 

DISTRIBUCION

Esta especie se encuentra en el río Foto, pequeño río que se encuentra en Guinea, cerca de la ciudad de Fria,
 

HABITAT

Cómo casi todos los cíclidos neotropicales, ocupan hábitats lénticos, y por lo general se limitan a un río o arroyo, por lo que podemos suponer que cada especie está muy unida a las condiciones de ese hábitat concreto.

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 
El río Foto, es un río de corriente lenta, de agua clara, con mucha vegetación, fondo de arena y rocas. Su densa vegetación está compuesta principalmente por vallisnerias y anubias, contando además con bolbitis y helechos, sobre todo en las orillas donde se mezcla con los restos de hojas caídas de los árboles, lo que proporciona gran cantidad de cobijos. Este río tiene gran variación de caudal entre la estación seca y húmeda, quedando en la época seca en ocasiones con una profundidad de apenas 30 cm. El agua de este río es un agua blanda, con una dureza de 0, una temperatura de unos 24º y un ph bajo, de 5’8.
 
En este río también pueden encontrarse ejemplares de Pevicachromis humilis.
 

MANTENIMIENTO EN ACUARIOS

 

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.

 
El mantenimiento en acuarios no presenta dificultad pudiendo ser mantenido en acuarios comunitarios, en los que deberemos proporcionarles escondites y abundante vegetación.
Podremos mantener una pareja o trío, siempre y cuando tengan suficientes litros, siendo aconsejable acuarios de 60 litros en adelante.
 
Acepta un rango de parámetros muy amplios, aunque se recomienda un pH más bien bajo, entre 5’5 y 6’5, y con una dureza muy baja.

MORFOLOGIA Y DIMORFISMO SEXUAL

 
En las primeras descripciones el tamaño de los machos recogidos en su hábitat fue de unos 4’5cm en los machos y algo más pequeñas las hembras. En los acuarios estos peces alcanzan un tamaño mayor, llegando los machos a unos 6’5cm y las hembras a unos 5cm.
 
La diferencia de coloración es mucha entre machos y hembras. En ambos el dorso es más oscuro que la parte ventral del cuerpo y presentan una franja longitudinal desde el ojo hasta el inicio de la aleta caudal que es más marcada en caso de sumisión, cría u otras situaciones de estrés.
 

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 
Machos de color blanco amarillento, con un color amarillo más intenso hacia la cabeza con reflejos azules, sus aletas son muy llamativas, la aleta dorsal termina con unos puntos negros grandes y la parte superior remata en un color anaranjado intenso, la aleta caudal tiene los mismos puntos en la parte superior y la parte inferior de color rosa intensa al igual que la aleta anal que además puede mostrar un punto negro, las pélvicas son de color amarillo con el primer radio de color negro.
 
Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 
Hembras con una aleta dorsal de color azul iridiscente, con la línea superior roja con una pequeña línea negra debajo, teniendo en la parte posterior un punto negro. Las aletas son de color azul claro, excepto la aleta caudal que es de color rosa con el borde negro. El vientre es de color rosa, volviéndose muy intenso cuando están ovadas.
 

REPRODUCCION Y CRIA

 
Su reproducción, como la de otros cíclidos es bastante eficaz, con un alto índice de supervivencia de las crías.
Son sexualmente maduros cuando alcanzan un tamaño de unos 5cm los machos y 4cm las hembras.
 
Mientras se reproducen, el macho muestra su franja longitudinal muy marcada y la hembra adquiere un color mucho más intenso y oscuro de lo habitual, sobre todo la parte del vientre que pasa de un color entre rosa y morado claro a un color muchísimo más oscuro.
 

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


Las puestas las realizan en cavidades, en los acuarios podremos facilitarles cualquier tipo de cueva, aunque lo más sencillo y utilizado en la típica cueva de coco.
 
Cuando la hembra realiza la puesta, los huevos los vigilan ambos padres aunque la hembra suele realizar una vigilancia más intensiva. La cantidad de huevos de la puesta va de 40 a 80, dependiendo de la edad y tamaño de la hembra, estos huevos son relativamente grandes y de color naranja.
 
Los huevos eclosionan a los tres días de la freza. Las larvas generalmente son depositadas en la parte inferior de la cueva, aunque también pueden depositarse en el techo o las paredes.
 
Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


La natación libre de los alevines se produce a los 8 o 9 días desde que eclosionan, durante este periodo siguen siendo vigilados por los padres durante las 5 o 6 semanas siguientes.
 
Los alevines son de color blanco amarillento con tres o cuatro líneas de puntos de color marrón.
 
Si queremos retirar los alevines a una paridera para su cría deberemos empezar alimentándolos con nauplios de artemia por su gran valor nutricional, aunque por su tamaño en pocos días pueden empezar a comer otros alimentos como cyclops o huevos de artemia congelados, gusanos grindal pequeños, etc…, pudiéndoles introducir escama molida o pienso como complemento al alimento vivo o congelado.
 
Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 

ALIMENTACION

 
La alimentación de esta especie no presenta ninguna dificultad pues se adaptan perfectamente a comer todo tipo de alimento. Prefieren el alimento vivo o congelado a las escamas o piensos, pero lo comerán sin problema. De la buena alimentación dependerá su salud y su colorido, como pasa con la mayoría de los peces, por eso se recomienda darles piensos de calidad, alimento vivo como puede ser grindal, daphnias, etc.., y alimento congelado (artemia, papillas, etc…).
 

Enigmatochromis lucanusi

© Neli Martín. Der. Res.


 

Textos e Imágenes: Neli Martín. Der. Res.

 

Papilla para peces

Papilla casera

Papilla casera especial “proteinas y aglutinantes”

 

Hay cantidad de recetas de papillas caseras que podemos hacer para alimentar a nuestros peces e invertebrados que mantenemos en los acuarios y es complicado decidir por cual decantarse a la hora de hacer una. Muchas llevan algo de pescado o marisco y una gran cantidad de vegetales, incluso algunas sólo son vegetales; otras llevan vísceras como hígado o corazón de ternera mezclado con pescado y vegetales. La mayoría se hierven y se aglutinan con gelatina neutra o agar-agar. La receta que vamos a ver a continuación es completamente diferente, es una papilla con un valor nutricional estupendo, pura proteína, ácidos grasos poliinsaturados y sin carbohidratos.

 

Vamos primero con unas pautas fundamentales que debemos tener en cuenta sobre la alimentación de nuestros peces e invertebrados:

  • El calor destruye el valor nutricional de proteínas y grasas, alterando su estructura y su digestibilidad.
  • Los carbohidratos no son necesarios, es más, probablemente sean contraproducentes. No los uses.
  • Los espesantes son imprescindibles, y que mejor espesante que proteínas frescas, preferiblemente de origen animal y con gran valor biológico.
  • Los ácidos grasos esenciales omega 3 de cadena larga son indispensables y una estupenda fuente de estos ácidos grasos es el marisco y algunas especies de fitoplancton.

 

INGREDIENTES DE LA BASE:

  • 100 gr de carne limpia de jurel (chicharro) o caballa
  • 100 gr de calamar, sepia, choco, etc…, fresco
  • 100 gr gamba, gambón o langostino fresco
  • 100 gr de carne de almeja fresca
  • 100 gr de mejillón crudo fresco

Papilla caseraPREPARACION:

 

Limpiar bien el pescado dejando sólo la carne, limpiar y quitar bien la piel del calamar, pelar las gambas sin dejar ninguna cáscara, abrir las almejas y sacar el animal retirando el agua que tiene y por último abrir y sacar el mejillón de la concha retirando el agua.

 

No siempre es fácil encontrar todos los ingredientes frescos sin que sean descongelados pero intentaremos utilizar producto fresco y crudo.

 

Es tan sencillo como triturar todo en crudo hasta que quede una papilla homogénea y completamente triturada por lo que si contamos con un robot de cocina potente será la mejor manera de conseguirlo.

 

Papilla casera

 

Podremos congelarla en pequeñas porciones para ir descongelando según necesitemos, pero no debe estar en contacto con el aire para evitar que la papilla se queme en el congelador para lo que podremos poner film transparente. También podemos meterla en bolsas de zip dejando un grosor de unos 2 o 3 milímetros para poder partirla fácilmente cuando la queramos utilizar.

 

COMPLEMENTOS:

 

Papilla casera peces

La base ya la tenemos, pero vamos con los complementos que se le pueden añadir y lo que aporta cada uno de ellos. No hay cantidad fija pero a modo orientativo decir que en esta papilla se han utilizado 3 cucharillas de proteina de guisante, 1 de harina de krill, 1 ajo grande y la punta de la cucharilla de fitoplancton.

 

Proteína purificada de guisante, sirve como espesante/aglutinante, ayuda a dar una buena consistencia y evita que al echarla al acuario manche mucho, al estar seca y en polvo además absorbe la humedad de los otros ingredientes. Aporta aminoácidos esenciales, aunque con los ingredientes principales tendríamos suficiente aporte.

Papilla casera peces

 

Harina de krill, hace que la papilla tenga una fuerte palatabilidad, aporta astaxantina que es un carotenoide y un estupendo antioxidante que evita la oxidación de los ácidos grasos poliinsaturados. Al estar en polvo también ayuda a absorber la humedad de la papilla.

 

Fitoplancton liofilizado, es una manera de que nuestros peces ingieran microalgas, una fuente concentrada de proteína de alta calidad,Papilla casera peces pero su gran valor es que al ser células íntegras que no han sido sometidas a calor, su contenido en omega 3 de cadena larga y vitaminas es altísim0.
También puede utilizarse Spirulina o Chlorella como aporte vegetal pero no tiene el mismo valor nutricional que el fitoplancton.

 

Ajo, bastante utilizado por mejorar el sistema inmulógico de los peces, protege de infecciones bacterianas y es un desparasitador interno.

Papilla caseraMedicamento, es una manera muy sencilla de dar medicación a nuestros peces, cómo por ejemplo para hacer una desparasitación intestinal preventiva en los cíclidos, de esta manera la medicación va directamente al estómago siendo más efectivo y evitamos medicar todo el acuario. Al congelarla pondremos la medicación y la cantidad para tenerla bien identificada y no confundirla.

 

Esta papilla tiene un intenso aroma y una estupenda palatabilidad por lo que nuestros peces la devorarán, pero no sólo nuestros peces, nuestras gambas estarán encantados con ella.

 

Aunque algunos complementos puede que no nos suenen mucho no es complicado encontrarlos.
Proteina purificada de guisante
Harina de krill
Fitoplancton liofilizado
La cantidad que se utiliza es poquísima por lo que con estos complementos para kilos y kilos de papilla.

 


Papila basada en una receta de Marc Weiss.


Agradecimiento a Alejandro Mateos por compartir todos sus conocimientos y aportar la base de este trabajo.

 

 Textos: Alejandro Mateos y Neli Martín. Imágenes: Neli Martín. Der. Res.

 

Movimiento de agua en paridera

Pipeta paridera

Mejora de parideras internas

Cuando en los acuarios sacamos adelante alevines de alguna especie solemos echar mano de las socorridas parideras.

Hay parideras internas y externas, con estas últimas el intercambio de agua es constante por los que los alevines mantienen las mismas condiciones que el acuario en el que están instaladas, tienen algo de movimiento de agua favoreciendo la oxigenación, además son fáciles de montar y de mantener limpias.

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

 

Las parideras internas, pueden ser de tela o de plástico, pero en ambos casos el problema es que se colocan en los laterales de acuario donde menos movimiento de agua por lo que para un uso prolongado no es lo más indicado.

A veces no nos queda más remedio que recurrir a estas parideras y podemos hace un pequeño “brico” casero para hacer meter agua en la paridera para tener algo más de movimiento de agua y oxigenar algo más.

Como se ve en la fotografía superior, no se necesita más que una pipeta de plástico y tubo rígido. Este es un ejemplo, pero seguro que se pueden hacer cosas similares con lo que tengamos por casa.

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

 

Tan sencillo como conectarlo por medio de una goma a un aireado para forzar, por medio del aire, que el agua suba por la pipeta y entre en la paridera.
 
Aplicando un poco de calor al tubo rígido podremos doblarlo fácilmente para dejar forma de gancho y colocar en el borde de la paridera.
 

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

Se puede poner perlón o un trozo de esponja, aunque el perlón evitará que entre suciedad en la paridera al ser poca cantidad se ensucia rápido así que se puede poner un recorte de esponja de distinta densidad.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Lo mismo hay algún sistema comercial similar para esto mismo pero a los aficionados a la acuariofilia nos gustan más estos pequeños apaños aunque no sean tan estéticos como los que puedan vender.
 

Textos e Imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Pseudocrenilabrus philander

Pseudocrenilabrus philander

 

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

Precioso cíclido africano que no es de los más conocidos y mantenidos en los acuarios. Por su tamaño y su colorido hace que sea un pez espectacular para un acuario del tamaño adecuado. Pero algo que lo hace realmente especial es que es incubador bucal.

CLASIFICACION

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

Orden: Perciformes
Familia: Cichlidae
Subfamilia: Pseudocrenilabrinae
Género: Pseudocrenilabrus
Especie: Philander
Subespecies: Pseudocrenilabrus dispersus philander , Pseudocrenilabrus luebberti philander y Pseudocrenilabrus philander philander.

 

DISTRIBUCIÓN:

Malawi, Zimbabwe, Congo, Sudáfrica, Angola, Namibia, Zambia, Tanzania, Botswana, Mozambique, Swazilandia.

 

HABITAT

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

Se encuentran en arroyos, estanques, pozas y lagos, como el conocido Lago Malawi. Pueden llegar a encontrarse en aguas algo salobres. Prefieren zonas con bastante vegetación.

 

MORFOLOGIA Y DISMORFISMO SEXUAL

Se distinguen 3 subespecies, aunque también se mantiene que sólo existe una especie y que su morfología varía según donde se encuentran, ya que en ninguna parte de Africa se pueden encontrar dos variedades distintas. Por este motivo que podemos encontrar distintas coloraciones y tamaños con la nomenclatura de “Pseudocrenilabrus philander”.

Pseudocrenilabrus philander
El macho es de mayor tamaño que la hembra además de ser mucho más colorido y tener unas aletas mayores. Las fotografías son la mejor manera de ver estas diferencias, en la fotografía superior se ve una pareja en la que la hembra es muchísimo más pequeña que el macho, pero normalmente no hay tanta diferencia entre ellos.

El macho puede llegar a los 13 cm, aunque en los acuarios lo normal es que no pase de los 11cm. La hembra es más pequeña, no llegando a pasar de los 10cm.

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

 

MANTENIMIENTO EN ACUARIOS

Por su tamaño y comportamiento necesitan acuarios por lo menos de 100 litros. El acuario debe contar con “escondites” para lo que podemos utilizar piedras y troncos adaptándolos a su tamaño. Agradecerán que el acuario esté bien plantado. La grava no debe ser demasiado gruesa para facilitar que el macho pues cavar para que la hembra realice el desove.

Son peces territoriales, algo muy a tener en cuenta a la hora de mantenerlos con otras especies.

Los parámetros del agua del acuario deben ser los siguientes:
· Temperatura: 22-25°C
· pH: 6.5-7.5
· Dureza: 5-12° H

 

REPRODUCCION Y CRIA

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

En su hábitat se reproducen desde el inicio de la primavera hasta final de verano, pero en nuestros acuarios llega a reproducirse de forma continua.

El macho prepara un “nido” haciendo un agujero en la arena y dejándolo bien limpio. Una vez tiene el nido, comienza el cortejo pavoneándose delante de la hembra estirando bien sus aletas para atraer a la hembra, que ya está preparada, hacia el nido. Cuando la hembra realiza la puesta, el macho fertiliza los huevos y la hembra vuelve al nido para recogerlos con su boca y empezar la incubación bucal.

La hembra los mantiene en la boca entre 12 y 14 días, después los libera pero se mantiene cerca de ellos durante unos días más para protegerlos, de manera que si ve algún peligro vuelve a meterlos en su boca.

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

ALIMENTACION

Se alimenta de insectos, camarones e incluso peces pequeños. En nuestros acuarios intentaremos darle una alimentación variada y de calidad, utilizando alimento vivo, papillas, alimento congelado como artemia o gusanos, y escamas o pienso de calidad. La buena alimentación garantiza una buena salud de los peces y hace que tengan unos colores mucho más llamativos.

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

Aplysia punctata – Liebre de mar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

© Neli Martín. Der. Res.



 

Aplysia punctata

 

Molusco gasterópodo del orden Opisthobranchia, conocido popularmente como “liebre de mar”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

© Neli Martín. Der. Res.



 

Filo: Molusca
Clase: Gastropod
Orden: Opisthobranchia
Suborden: Anaspidea
Familia: Aplysiidae
Género: Aplysia
Especie: A. punctata (Cuvier, 1803)

 

Puede llegar a tener un tamaño de 20cm, aunque lo normal es que sea de unos 10cm. En la cabeza tiene 4 tentáculos cefálicos, dos de ellos son rinóforos, que son órganos sensoriales en forma de cuernos. Su cuerpo abombado tiene una concha interna muy frágil y translúcida.

 

En la fotografía se puede ver un ejemplar joven, ya que en la fase adulta su color puede ser verde, marrón o incluso negro. Su cuerpo está salpicado con pequeños puntos blancos aunque algunas veces pueden ser oscuros.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

© Neli Martín. Der. Res.

Viven en aguas costeras poco profundas ya que es donde encuentran su alimento, algas fotófilas de diversos colores y que según el color del alga así será el color que muestren estos moluscos. Los jóvenes se alimentan de algas rojas mientras que los adultos se alimentan de diversas algas verdes.

 

Son hermafroditas. Las puestas son de color rosado y forman una especie de tiras entrelazadas, estas puestas las realizan en primavera y verano.

 

Esta especie se puede encontrar de forma habitual por el litoral gallego y asturiano.

 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Planarias (Turbellaria)

Turbellaria - Planaria

© Neli Martín. Der. Res.

 

Planarias (Turbellaria)

 

Los turbelarios, conocidos como planarias, son una clase de platelmintos (gusanos planos) de pequeño tamaño. Su cabeza es triangular o circular y tienen dos ocelos simples, pero su boca no se encuentra en la cabeza si no en la zona media del cuerpo. Su tamaño va desde los pocos milímetros hasta un centímetro, dependiendo de la especie que sea, igualmente podremos verlas desde un color blanco a un color marrón oscuro pasando por tonalidades amarillentas o anaranjadas.

La mayoría se encuentran en fondos acuáticos, tanto marinos como dulces, aunque algunas especies se han adaptado a terrenos húmedos.

Se alimentan de otros pequeños invertebrados, como pequeñas larvas o protozoos que se encuentran entre los restos orgánicos o detritus.

Turbellaria - Planaria

© Neli Martín. Der. Res.

Aunque muchas veces se habla de ellas como parásitos, no lo son, pero sí que portan parásitos en su cuerpo que pueden ser dañinos para nuestros peces.

Uno de los problemas es que rápidamente se convierten en plaga debido a que su reproducción es rápida pues además de ser hermafroditas, de cada cópula salen gran cantidad de planarias, pero además se reproducen por simple división. Si una planaria se corta por la mitad en poco tiempo habrá dos planarias completas, pero si se corta en tres partes se formarán tres planarias, etc…

Las planarias pueden llegar a nuestros acuarios por medio de huevos en plantas, junto con el alimento vivo o simplemente aparecer por la descomposición de restos orgánicos. Por este motivo se generaliza diciendo que las planarias aparecen por la sobrealimentación en los acuarios ya que genera una cantidad de restos orgánicos que harán un hábitat estupendo para la reproducción de las planarias.

Para eliminarlas de nuestros acuarios podemos recurrir a varios métodos, pero lo primero que debemos es controlar la cantidad de materia orgánica del fondo de nuestro acuario, realizando un buen cambio de agua con un sifonado a fondo para intentar limpiarlo todo lo que podamos, y no echando en el acuario más comida de la que pueden consumir nuestros peces o invertebrados. Si las planarias no tienen suficiente comida morirán de golpe, por lo que si el número es muy elevado puede producir una subida de nitratos.

Turbellaria - Planaria

© Neli Martín. Der. Res.

Hay algunos peces que se comen las planarias, como son los bettas o los gouramis, por lo que si es posible metiendo algún pez de estos se encargarán de eliminarlas.

Se puede preparar una “trampa casera” que es tan sencilla como utilizar una pequeña caja en la que se pondrá un poco de comida, como puede ser un trocito de pescado, y haciendo unos pequeños agujeros en la tapa para que puedan entrar las planarias.

No aguantan temperaturas superiores a 35º por lo que si retiramos los peces del acuario podemos subir la temperatura por encima de esos 35º y mantenerla unas horas.

Otro sistema es el tratamiento químico con algún producto específico para eliminación de caracoles y gusanos, o utilizar directamente sulfato de cobre.

 
 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

ENLACES RELACIONADOS

Trampa para planarias

Tateurndina ocellicauda

Tateurndina ocellicauda, “Gobio paraíso”

Tateurndina ocellicauda
© Neli Martín. Der. Res.

 

CLASIFICACIÓN

falso gobio killi
© Neli Martín. Der. Res.

Nombre científico: Tateurndina ocellicauda

Orden: Perciformes.

Familia: Eleotridae

Género: Tateurndina

Especie: ocellicauda (Nichols 1955)

Nombre común: gobio paraíso, gobio killi, gobio durmiente, gobio pavo real

Aunque son conocidos comúnmente como gobios, no pertenecen a la familia Gobiidae si no a la familia Eleotridae. Una de las principales diferencias con los gobios es que sus aletas pélvicas están separadas, mientras que los gobios las tienen unidas. También se le llama “gobio killi” pero se podría decir que, salvo por su colorido, todo son diferencias con los killis.

HABITAT

Endémicos de, Popondetta, una pequeña región situada al Este de Papúa – Nueva Guinea, habitan en arroyos de la selva tropical, donde suelen estar entre la vegetación de los bordes de los arroyos. El motivo de que sólo se localicen en esta región es porque no cuentan con depredadores ya que son presas fáciles por su pequeño tamaño y sus colores. Cohabitan con peces que son habituales en nuestros acuarios como Pseudomúgiles, Tetracentrum honessi, además de con otras pequeñas especies como gobios.

 

EN NUESTROS ACUARIOS

gobio arco iris
© Neli Martín. Der. Res.

Poco a poco se van viendo en las tiendas de acuariofilia, aunque hay bastante desconocimiento sobre ellos, lo que hace que no se informe bien sobre su mantenimiento y comportamiento.

Son peces pacíficos, motivo por el que pueden compartir acuario con otras especies, siempre que sean tranquilas pues de lo contrario no se alimentarán correctamente y permanecerán escondidos.

Si los mantenemos en un acuario específico disfrutaremos de su comportamiento, que en ocasiones es comparado con el de los cíclidos enanos. Una pareja puede estar en un acuario de al menos 20 litros, con bastantes plantas en la zona baja y flotantes que suavicen la luz. El acuario debe contar con escondites que podremos proporcionarles con piedras, con medio coco o con el socorrido tubo de plástico, para que puedan hacer las puestas.

No es habitual que estos peces salten, pero pueden hacerlo en momentos de estrés, como en el momento del cortejo del macho a la hembra, por lo que es mejor tener bien tapado el acuario.

 

EL AGUA

pH entre 6,5 y 7,5.
Temperatura: Entre 20º C y 26º C.

Haremos cambios semanales de agua, de entre un 40-50% de forma lenta para evitar cambios bruscos de temperatura y parámetros. En función del tamaño del acuario, los habitantes que se tengan y el sistema de filtración, podremos espaciar y disminuir la cantidad de agua a cambiar. Si al agua le añadimos alguna hoja de terminalia o algo similar los peces se sentirán mejor.

 

COMPORTAMIENTO

Cómo ya se ha comentado anteriormente, son muy pacíficos. Durante el cortejo, el macho se pone muy pesado, llegando a acosar a la hembra, la cual agradecerá tener bastantes escondites donde meterse, el macho, como mucho, alejará a otros peces de la zona, pero sin tocarlos.

 

MORFOLOGIA

Gobio paraiso
© Neli Martín. Der. Res.

Tienen un colorido muy llamativo, con el cuerpo azul turquesa con líneas verticales rojas-anaranjadas con puntos por todo el cuerpo. Las aletas tienen un intenso color amarillo con líneas rojas. El ocelo es característico de estos peces y que les da nombre, es la mancha negra que se encuentra al principio de la aleta caudal.

Llegan a alcanzar los 7cm los machos y 5cm las hembras. Aunque hay mucha información en la que dicen que su tamaño es de 3’5 cm, realmente son mayores, incluso en algunas ocasiones llegan a los 8cm (los machos).

 

DIMORFISMO SEXUAL

Gobio paraíso
© Neli Martín. Der. Res.

La diferencia entre machos y hembras es bastante clara, no sólo por el tamaño, que el macho es mayor. Podemos diferenciarlos por su forma, siento el macho más robusco y con una clara diferencia en la cabeza ya que el macho presenta un pequeño abultamiento cefálico, mientras que la hembra tiene la cabeza más fina. El vientre de la hembra es bastante más redondeado y que el del macho, algo que se acentúa cuando está cargada de huevos. Las aletas del macho son mayores, con bastante más color.

 

ALIMENTACIÓN

Tateurndina ocellicauda
© Neli Martín. Der. Res.

Aceptan todo tipo de alimentos pero debemos proporcionarles una dieta variada y rica en proteínas. Lógicamente prefieren el alimento vivo, pero estará bien darles alimento congelado y acostumbrarles a pienso y escamas, que si es de alta calidad hará que tengan un estupendo color y vitalidad.

 

Esperanza de vida: 5 años.

 

REPRODUCCIÓN DE TATEURNDINA OCELLICAUDA

Cómo suele pasar en muchas especies de peces, el macho corteja a la hembra exhibiéndose delante de la hembra, estirando bien las aletas y haciendo quiebros delante de ella, algo que ella también realiza.

Para la puesta, el macho busca un lugar resguardado, intentando atraer a la hembra hacia ese lugar. Se les suele poner un tubo en una esquina, pero no siempre lo utilizan por lo que es mejor proporcionarles alguna piedra plana o algo similar para que elijan el mejor lugar.

 

peacock goby
© Neli Martín. Der. Res.

Cuando la hembra ya está preparada se mete en el lugar elegido y el macho se pone junto a ella, permaneciendo uno o dos días hasta que la hembra por fin hace la puesta.

Esta puesta consta de entre 50 y 200 huevos, generalmente sobre 100 huevos, que fertiliza el macho, momento en el que aleja a la hembra para que no se coma los huevos.

El macho cuida los huevos, mantiene alejados a la hembra y a otros peces si los hubiera. Los airea continuamente para que no se pongan malos, los huevos quedan pegados a la piedra de manera que cuando los airea no se mueven.

Goby gudgeon
© Neli Martín. Der. Res.

A los 3 o 5 días los huevos eclosionan, cuando los alevines consumen el saco vitelino el padre deja de cuidarlos y reconocerlos, por lo que tendremos que retirar al macho o sacar los huevos si queremos sacar adelante a los alevines. Si optamos por dejar los alevines debemos tener gran cantidad de plantas flotantes y por todo el acuario para que sirva de refugio a los pequeños.

Si optamos por retirar a los alevines a un acuario de cría, elegiremos un acuario del tamaño adecuado para que sea fácil alimentarles, además de meter bastante musgo y caracoles para que proporcionen infusorios, sobre todo los primeros días porque al nacer son muy muy pequeños.

 

gobio durmiente
© Neli Martín. Der. Res.

Los primeros días les daremos microgusano de la avena o anguililla del vinagre, pasando a darles nauplios de artemia a partir del cuarto o quinto día. Durante las primeras semanas pueden alimentarse exclusivamente con nauplios de artemia para posteriormente irles introduciendo pequeños gusanos grindal o pienso especial de alevines.

Como casi todos los alevines, son muy sensibles a los nitratos altos, lo que implica que deberemos realizar cambios de agua casi diarios, teniendo en cuenta el número de alevines y el tamaño del acuario.

 

Estos peces se desarrollan de forma muy lenta, hasta las 4-6 semanas no se puede apreciar el ocelo y empiezan a tener un ligero color amarillo, adquiriendo poco a poco un color un poco más intenso en las aletas. Para hacernos una idea de su crecimiento, decir que a los 4 meses tan sólo miden 1’5-2 cm.

 

SEGUIMIENTO DEL DESARROLLO DE ALEVINES

Gracias a su gran transparencia, se puede apreciar muy bien el desarrollo del alevín dentro del huevo, justo antes de nacer se ve que el pez está completamente formado como se aprecia en la fotografía donde hay un alevín a punto de salir del huevo y otro que acaba de salir.

peacock gudgeons

© Neli Martín. Der. Res.

 

A los dos días su alimentación es a base de microgusano de avena, su cuerpo va cogiendo algo de forma y color.

Tateurndina

© Neli Martín. Der. Res.

En torno a los diez días ya comen nauplios de artemia, y nadan por la parte media y alta del acuario, empezando a tener color amarillo.

Tateurndina ocellicauda

© Neli Martín. Der. Res.

Su aspecto cambia bastante en los primeros días de vida y a los quince días sus aletas empiezan a desarrollarse algo más. Siguen alimentándose con nauplios de artemia que debe comer de 2 a 4 veces al día.

Rainbow Gudgeon

© Neli Martín. Der. Res.

Con un mes empiezan a destacar sus aletas. Su alimentación empieza a ser variada, comiendo grindal pequeño, cyclops congelados o en lata y pienso muy pequeño, aunque la base de su dieta siguen siendo los nauplios de artemia por su gran valor nutricional.

Rainbow Goby

© Neli Martín. Der. Res.

Con dos meses ya van tomando forma de pez adulto aunque su tamaño es bastante pequeño como se puede ver en la fotografía, una artemia adulta parece que ni le entra en la boca al alevín, que no por ello deja de comerla.

Tateurndina ocellicauda

© Neli Martín. Der. Res.

A partir de los tres meses comienzan a marcarse sus características líneas naranjas verticales, pero aún no se pueden distinguir los machos de las hembras, debiendo esperar mínimo hasta los 6 meses, aunque es complicado y es mejor esperar un poco más hasta que el macho empiece a mostrar su característica forma de cabeza.

Tateurndina ocellicauda

© Neli Martín. Der. Res.

 

Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.