Blackworm (Lumbriculus variegatus)

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.


 

Lumbrículus variegatus, Blackworm

Conocidos popularmente como gusanos negros o “blackworm”, son anélidos oligoquetos. Pertenecientes a la familia lumbricilae que comprende tanto lombrices de tierra como de agua.

Su tamaño varía bastante pues en sus hábitats naturales llegan a alcanzar los 10cm pero en los cultivos no suelen pasar de los 6cm.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Su hábitat natural son aguas poco profundas de pantanos, estanques o en los bordes los lagos donde abunda la vegetación en descomposición o restos orgánicos, que son su principal fuente de alimentos, siendo además su lugar de refugio. En lugares en los que hay mucho limo es más complicado encontrarlos puesto que suele haber muchos gusanos tubifex y son grandes competidores por el alimento. Pueden encontrarse tanto en Norteamérica como en Europa.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Los blackworm respiran a través de su piel, carecen de pulmones o branquias, utilizan la superficie dorsal de la cola para obtener oxígeno. Por esto, en aguas poco profundas, meten la cabeza en el fango mientras elevan la cola hasta la superficie del agua, formando un ángulo recto con su cuerpo para romper la tensión superficial del agua y así favorecer el intercambio de gases entre el aire y el vaso sanguíneo dorsal pulsante que se encuentra justo debajo de la epidermis. En condiciones adversas, cuando hay poco oxigeno en el agua, son capaces de sobrevivir durante largos períodos de tiempo.

A simple vista no se distinguen, pero tienen pequeños ojos simples, células fotoreceptoras, dispersas a lo largo de sus segmentos de la cola que pueden detectar los cambios de luz, por lo que ante cualquier sombra o luz intensa se contraerán rápidamente, al igual que lo harán ante los cambios de presión o las vibraciones.

Su cuerpo se compone de pequeños segmentos corporales, entre 150 y 200, que les permiten nadar distancias cortas con movimientos zigzagueantes.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Al igual que otros oligoquetos son capaces de regenerarse, para que esto pueda producirse deben tener al menos 8 segmentos, pudiendo regenerarse tanto la parte de la cola como de la cabeza por lo que si un gusano se divide en dos, en poco tiempo serán dos gusanos completos.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Cada gusano tiene órganos sexuales masculinos y femeninos, la reproducción sexual se produce generalmente en sus hábitats naturales siendo menos frecuente esta reproducción en los cultivos donde es más frecuente la reproducción por fragmentación asexual.

Una creencia muy extendida es que estos gusanos, a diferencia de otros de su misma familia, no son portadores de nematodos, pero esto no es así, eso sí, en mucha menor medida que otros oligoquetos. En cultivos controlados no hay problema, pero hay que tener precaución con los que se recolectan en la naturaleza.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Al recolectar estos gusanos deberemos tener en cuenta que son muy similares a los gusanos tubifex y a las larvas de mosquito por su gran parecido.

En Europa es difícil encontrarlos a la venta y en ocasiones se comercializan como tubifex por ser los más conocidos, pero en Estados Unidos es bastante habitual comprarlos vivos como alimento para nuestros peces.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

¿Por qué es un buen alimento para los peces?

El principal motivo es su alto valor nutricional, tiene más de un 55% de proteína y un 12% de grasa. Esto hace que sea un alimento muy bueno para preparar los peces para la época de reproducción, reforzar sus defensas después de una enfermedad o después de un periodo de estrés, incluso podemos seleccionar los gusanos más pequeños para ayudar al crecimiento de los alevines. Por su color hace que los peces que se alimentan con estos gusanos adquieran un mayor color.

Como siempre que les damos alimento vivo a los peces, despierta el instinto cazador, lo que hace que se les vea más vitales, pero si además el alimento tiene una alta palatabilidad, como es el caso, se convierte en una estupenda captura para ellos.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Son de fácil digestión y hace que el agua del acuario no se ensucie tanto como puede pasar con otro tipo de alimentos. Los gusanos que no son comidos pueden permanecer durante días en el acuario hasta que sean consumidos.

Su cultivo es muy sencillo y su mantenimiento es barato.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Si es un alimento de calidad y de fácil mantenimiento ¿Por qué no está más extendido su uso?
Hay otros gusanos que aunque con menor valor nutricional tienen una reproducción mucho más rápida y hace que sean más rentables.

En ensayos de laboratorios, con unas condiciones óptimas, se produce la fragmentación a los 8-10 días, pero el tiempo aumenta en los cultivos de los aficionados según sus condiciones. Se puede forzar la reproducción cortando los gusanos por el centro para que se regeneren, pues la anterior tarda 2 días en regenerarse y la parte posterior unos 6 días, es una manera rápida de aumentar el número de gusanos.

Cultivo de Blackworm

 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.


Hay distintas formas de mantener y reproducir estos gusanos, pero vamos con uno sencillo y bastante utilizado por los aficionados a la acuariofilia.
 
Empezar el cultivo

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.


Necesitaremos la cepa inicial que generalmente nos cederá algún compañero ya que es complicado encontrarlos a la venta.

Utilizaremos un recipiente o un pequeño acuario, al que añadiremos un dedo de arena y otro dedo de agua. En sudamérica suelen utilizar tiras de papel en lugar de arena, pero el agua se mancha más por lo que los cambios de agua deben ser más frecuentes y además se dificulta su recolección.

Pondremos un aireador no muy fuerte pero continuo.
 
Mantenimiento

Se pueden mantener a la temperatura ambiente dentro de las viviendas o en lugares donde las temperaturas no sean muy extremas.

Es importante no añadir demasiada agua al recipiente y hacer cambios de agua, dependiendo de la densidad de población que tengamos.

Se alimentan fácilmente con pequeños trozos de calabacín, pepino o con spirulina, pero teniendo mucho cuidado de no sobrealimentar ya que la descomposición de los alimentos no consumidos puede contaminar el acuario. Si la calidad del agua es buena, aguantan varios días sin comer.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.


 
Método de recolección

Para recoger los gusanos utilizaremos pipetas de plástico, aunque hay quien utiliza pinzas, con la pipeta no se dañan los gusanos. Es tan sencillo como remover la arena y saldrán rápidamente a la superficie, momento en el que podremos escoger los que queramos por tamaño.
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.

Otras formas de mantener y reproducirlos es poniendo una esponja de agujeros medios cubierta con agua casi hasta la parte superior en la que se pone la comida. Otra manera es poner los recipientes o acuarios llenos de musgo que facilita que los gusanos suban hasta la superficie. Al final cada aficionado adapta los cultivos a su comodidad y según vea que van reproduciendo con las condiciones que puede proporcionarles.
 
 

Black worm

© Neli Martín. Der. Res.


 
 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Artemia salina (Parte IV)

Decapsulado de quistes

Aunque se pueden encontrar quistes decapsulados, lo normal es que los usuarios que prefieren la artemia decapsulada realicen ellos mismos este proceso. La ventaja que tiene el decapsulado es facilitar la recogida de los nauplios de artemia al no tener que separar las cáscaras y los quistes no eclosionados, el nauplio no emplea energía en romper el corión y le cuesta menos romper la membrana cuticular por lo que es algo más nutritivo.

  1. Preparar la salmuera, que será donde los mantendremos una vez decapsulados. Para hacer la salmuera pondremos toda la sal que admita el agua, hasta que se sature de manera que no pueda disolverse más, eso es 330gr de sal por litro de agua, sin influir la temperatura a la que esté.
  2. Hidratar la artemia en agua dulce durante una hora para ablandar el corión. Pasado este tiempo veremos cómo los quistes pasan de tener forma cóncava a ser completamente redondos, pero si vemos que antes de este tiempo los quistes ya tienen forma redonda los retiraremos pues puede activarse el metabolismo.
  3. Colar los quistes con un tamiz artemiero.
  4. Poner lejía en un recipiente abierto para evitar la subida de temperatura y la acumulación del gas, si la temperatura sube demasiado puede matar los quistes. El tiempo dependerá de la cantidad de artemia que pongamos y de la calidad de la lejía, puede ser entre 10 minutos y media hora. Los quistes adquirirán un color naranja intenso y desaparecerá la espuma que se genera en la superficie.
  5. Volver a colar la artemia y pasarla rápidamente a un recipiente con vinagre puro para cortar rápidamente el efecto de la lejía pues si no se neutraliza, la lejía seguiría haciendo efecto y quemaría la membrana cuticular externa.
  6. Enjuagar varias veces con agua para retirar cualquier resto.
  7. Volver a colarla y meterla en salmuera.

 

DECAPSULAR PASO A PASO:Artemia-decapsular

25gr. quistes de artemia
50gr. sal marina
100ml. de agua
250ml. de hipoclorito (lejía)
250ml. de vinagre
Artemia-decapsular

Ponemos los quistes a hidratar en un recipiente con agua templada y lo dejamos 1 hora o algo más si fuera necesario, removiéndolos de vez en cuando.

 

Al utilizar el agua templada la es un poco más rápida.

 

 

Los quistes pasarán de tener forma cóncava a tener forma redonda, que será cuando estén hidratados. Como vemos en estas fotografías, se aprecia claramente cuando están hidratados, para lo que utilizaremos una buena lupa o incluso nuestra cámara de fotos.

 

Artemia-decapsular

Artemia-decapsular

Los pasamos por el tamiz para quitarles el agua y de éste al recipiente donde tenemos la lejía.

Artemia-decapsular

Para evitar que la temperatura de los quistes suba demasiado podemos poner un recipiente mayor con agua fría y meter el recipiente con los quistes dentro, así evitaremos grandes variaciones de temperatura.

Nos ayudará bastante utilizar un termómetro, aunque al poner la lejía en un recipiente abierto y con ayuda del agua fría la temperatura no sube mucho. Se puede utilizar un vaso pero al ser más estrecho y alto deberemos mover más para que todos los quistes estén en contacto con la lejía.

Vamos removiendo con un palito, y poco a poco se irá formando una espuma en la superficie, que desaparecerá poco a poco una vez terminado todo el proceso.

 

Artemia-decapsular

Aún tomando medidas para evitar la subida de temperatura, esta empieza a subir levemente. Durante el proceso se desprende un gas que no será mucho, pero lo suficiente como para no realizar este proceso en un bote cerrado, donde solo tendríamos que agitar el bote.

En lo que esperamos podemos ir preparando el recipiente con el vinagre.

 

Artemia-decapsular

A medida que pasa el tiempo la temperatura sube algo más, van adquiriendo un color naranja muy intenso, y se puede ver que la espuma prácticamente ha desaparecido.
Ya están los quistes decapsulados. En este caso concreto, fueron 20 minutos lo que tardaron en decapsular, pero dependerá de la cantidad de quistes que utilicemos.

Es el momento de evitar que la lejía siga haciendo efecto y dañe la membrana cuticular, así que volvemos a pasar los quistes por el tamiz y los pasamos rápidamente al recipiente que teníamos preparado con el vinagre.

Artemia-decapsular

 

Removemos un poco y ya podemos volver a pasarlos por el tamiz para proceder a su lavado con agua varias veces para asegurarnos que no queda ningún residuo de vinagre.

Cuando están bien lavados los pasamos por el tamiz y ya los tenemos listos para meterlos en un bote con salmuera y guardarlos en la nevera.

Artemia-decapsular

Artemia salina (Parte III)


ARTEMIA Y ACUARISTAS

Ya hemos conocido un poco de este pequeño crustáceo y tenemos base suficiente para saber que es un alimento realmente importante principalmente por estas razones:
– Gran resistencia de los quistes
– Facilidad de almacenamiento y conservación de los quistes
– Rapidez en el proceso de eclosión
– No es necesario mantener un cultivo continuo
– Son presas vivas que incitan a los alevines
– Tiene un alto valor nutritivo
– Se pueden alimentar los nauplios y mantener artemias durante meses

Por todo esto se ha convertido en el principal alimento en cultivos intensivos tanto de crustáceos como de peces al igual que en la acuariofilia.

Estos crustáceos pueden ser utilizados como alimento en sus tres fases, quistes (decapsulados), nauplios y artemia adulta. Los quistes decapsulados y los nauplios pueden ser empleados para alimentar alevines y peces pequeños, mientras que los adultos son un excelente alimento para peces de mayor tamaño.

Artemia salina
El periodo más crítico de nuestros alevines es el inicio de la alimentación después de que han absorbido el saco vitelino.

Para los alevines de peces que al nacer no tienen un estómago funcional (como son muchos de los peces marinos), el alimento vivo es necesario para un buen desarrollo;
– Induce estímulos visuales y químicos
– Las enzimas que tienen los organismos vivos contribuyen a la digestión del alimento
– La digestibilidad y la absorción de las proteínas es mejor

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la forma en la que vamos a adquirir los quistes. En el mercado podemos encontrar quistes de artemia deshidratados de diversas clases, algunas marcas comercializan quistes con una cantidad de sal determinada para facilitar su eclosión. También podemos encontrar artemia decapsulada conservada en salmuera. Pero sin duda la manera más habitual de adquirir los quistes es de forma natural, debiendo tener en cuenta la calidad de la artemia que vamos a comprar, asegurarnos que ha estado conservada correctamente para asegurar una alta tasa de eclosión.

Conservación de los quistes

Una vez adquiridos los quistes deberemos conservarlos protegidos de la humedad, ya que son muy higroscópicos y absorben la humedad ambiental haciendo que aumenten los procesos metabólicos internos y agoten sus recursos energéticos.

La mayoría de los aficionados mantienen los quistes que no van a utilizar en un periodo corto, en envases herméticos en la nevera, manteniendo a temperatura ambiente los que van a usar en breve utilizando gel de sílice (silicagel) para evitar que cojan humedad.

En cuanto a la conservación de los quistes de artemia, lo más importante de todo es mantener los quistes “secos” con un grado de humedad entre un 2-5% y siempre inferior al 10%, pues a partir de este grado de humedad el quiste comienza a tener actividad biológica y ya no hay vuelta atrás, si no se continua el proceso de hidratación se morirá el embrión. Los quistes secos (con un contenido en agua entre el 2 y el 5%) son muy resistentes, la viabilidad de la eclosión no se ve afectada en un intervalo de temperatura entre -273ºC y +60°C, por lo que no es necesario mantenerlos en el congelador.

Colémbolos – Ficha de cultivo

Artrópodos de 5 mm de longitud máxima y fácil reproducción.

Hay varias especies de colémbolos, por eso vamos a hablar un poco de forma general.

Tienen dos antenas segmentadas que forman cuatro artejos que tienen musculatura propia y que pueden moverse independientemente cada uno de ellos. Son los únicos insectos que cuentan con un órgano sensorial colocado detrás de las antenas y que se cree que sirve para percibir estímulos químicos. También es curioso que el número de ojos varía, teniendo de uno a ocho ojos a cada lado de la cabeza y que están situados detrás de las antenas y del órgano sensorial, aunque alguna especie carece de ojos. El torax tiene seis segmentos y cuenta cada uno de ellos con dos patas.

Su cultivo es sencillo y es un buen alimento para killis, tanto para alevines como para adultos de pequeño tamaño.

  • Empezando el cultivo

    Necesitaremos una cepa inicial que generalmente nos pasará algún compañero.Usaremos un recipiente de plástico transparente de unos 8-10cm de altura y que tape bien, aunque muchas personas recomiendan hacerle unos agujeros, se pueden mantener cerrados completamente si los destapamos con frecuencia.En el recipiente pondremos unos 2 cm de turba bien empapada y sobre ella unos trozos de corteza de árbol o en su lugar algún trozo de madera, que les servirá a ellos para sentirse cómodos y que además nos facilitará su recolección.

  • MantenimientoColembolos-01

    Deben estar a una temperatura entre 18º y 25ºC y en un lugar con poca luz.

    Su mantenimiento es muy sencillo pues se pueden alimentar casi con cualquier materia orgánica, alimento de peces, pienso para perros, pastillas de levadura, verduras, e incluso hay quien no les pone más que los trozos de madera.

    El cultivo debe estar muy húmedo, incluso puede estar encharcado, siempre y cuando tengan parte de la madera fuera del agua.

  • Método de recolección

    Colembolos-03

    Coger un trozo de corteza o una rama y sacudirla sobre el acuario es la manera más sencilla.

    Si el cultivo está encharcado con inclinar el recipiente podremos recogerlos con una pipeta.

    Como hemos visto antes, los colémbolos saltan mucho, así que en cuanto los echemos al acuario lo taparemos bien.

    Es un alimento que a algunos killis les gusta mucho, supongo que les parece más divertidos cazarlos de la superficie entre salto y salto.

     

Microgusano de la avena – Ficha de cultivo

Microgusano de la avena
Estos pequeñísimos anélidos de 2 mm de longitud máxima se reproducen fácilmente y su cultivo es sencillo, son ideales para alimentar alevines de pequeño tamaño que los primeros días de vida no comen nauplios de artemia.

Empezar el cultivo
Necesitaremos una cepa inicial. Un recipiente no muy grande de plástico 10-12 cm Ø, a ser posible oscuro, con la tapadera cortada y tapada con tela para que respire y no se nos estropee el cultivo. Básicamente se alimentan con copos de avena machacados, pero hay más alternativas, como las papillas de cereales de los niños, harina de trigo, añadir levadura a la mezcla, spirulina, etc….

Prepararemos una base de 1-2cm cubierta de agua y cuando esté bien mojada la avena pondremos en la superficie la cepa inicial, en la  primera fotografía podemos ver como queda el cultivo.

Mantenimiento
Su mantenimiento es muy sencillo, sólo tenemos que mantenerls a una temperatura entre 18º y 27º, a oscuras preferiblemente y pulverizar con agua cada 1 o 2 días.
El cultivo se debe reactivar (preparar de nuevo) pasadas unas semanas.

Para que no huela fuerte debemos airear bien todos los días si el recipiente no está muy abierto.

 

Método de recolección
Los microgusanos se suben por las paredes y podemos recogerlos con un pincel para echarlos directamente al acuario.

Como reactivar el cultivo

  1. Añadimos 2 cucharadas de copos de avena molidos.
  2. En un recipiente ponemos agua templada y añadimos un poco de levadura fresca y esperamos unos minutos.
  3. Añadimos 6 cucharadas de agua con levadura y esperamos a que se hidrate bien.
  4. El recipiente lo forraremos (mejor antes de empezar) de manera que podamos retirarlo y ver mejor para recogerlos.
  5. Cogemos la cepa inicial.
  6. Recogemos los gusanos que se encuentran en la parte superior.
  7. La añadimos a la avena ya hidratada.
  8. Mezclamos bien.
  9. Ponemos un papel o tela para taparlo pero que deje traspirar.
  10. Tapamos con la tapadera previamente cortada.

Enquitreidos – Ficha de cultivo

 

Enquitreidos

© Neli Martín. Der. Res.

Enquitreidos (Enchytraeus albidus)

Enchytraeus albidus, conocidos popularmente como enquitreidos, son anélidos oligoquetos, su tamaño es de 1 a 3 cm cuando son adultos. Estos gusanos son una buena alimentación para los peces, pero debemos tener en cuenta el tamaño que tienen, por lo que está más indicados para peces de tamaño medio-grande.

Viven enterrados la mayor parte del tiempo en suelos húmedos con un fuerte componente orgánico, como turba o fibra de coco.

Enquitreidos

© Neli Martín. Der. Res.

Empezar el cultivo

Necesitaremos la cepa inicial que generalmente nos cederá algún compañero. Usaremos un recipiente de plástico oscuro de tamaño medio, de unos 15-20cm de lado y una profundidad de 10cm, la tapadera debe estar agujereada o cortada y cubierta con una media o tela para que respire.

Pondremos una capa de fibra de coco o turba bien humedecida de unos 8cm.

Mantenimiento

Deben estar a una temperatura constante de entre 10º y 20ºC, dependiendo de la cepa se deberá tener una temperatura pues hay cepas que se desarrollan a 18º y otras necesitan 14º.

Enquitreidos

© Neli Martín. Der. Res.

 

Su mantenimiento es muy similar a los gusanos de grindal. Se alimentan con pienso de perros o trocitos de salchicha, cuando se lo coman añadiremos más, si ponemos demasiada comida puede pudrirse. También pueden alimentarse con papilla de cereales. La comida debemos ponerla enterrada.  Los pulverizaremos regularmente para conservar la humedad.

 

Método de recolección

Añadir la turba o fibra de coco en un recipiente, se cubre de agua, pasados unos minutos los enquitreidos se unen y podemos sacarlos con unas pinzas y pasarlos a otro recipiente con agua. La turba se puede secar y volver a usar. También puede recogerse retirando la comida de perro o gato y cogiéndolos con pinzas.

Textos e Imágenes: Neli Martín. Der. Res.

 

ENLACES RELACIONADOS

Fichas de cultivo

Grindal – Ficha de cultivo

 Estos gusanos son anélidos oligoquetos de aproximadamente 1cm de tamaño, su nombre es Enchytraeus buchholzi aunque es conocido como grindal. Carecen de mecanismos de defensa, lo que hace que sean ideales para alimentar nuestros peces. Una gran ventaja es que sobreviven en agua hora, incluso días por lo que para los peces es una presa muy atractiva, es muy utilizado en la alimentación de killis por su valor nutricional y porque hay algunas especies que sólo aceptan alimento vivo.
Empezar el cultivo
Necesitaremos la cepa inicial, que es fácil de conseguir por medio de algún compañero de afición o en alguna tienda especializada.
Estos gusanos son fotosensibles por lo que utilizaremos un recipiente de plástico oscuro de tamaño medio sin ser necesaria mucha altura, la tapadera debe estar agujereada o cortada y cubierta con una media o tela para que respire y evitar la invasión de ácaros (algo frecuente). También hay quien mantiene los recipientes completamente cerrados pero eso requiere que sean abiertos a diario.
Será suficiente poner unos 2-3cm de fibra de coco o turba bien humedecida. Aunque existen otros métodos, como el cultivo en esponja, este es el más sencillo y aconsejable.
 Mantenimiento
Intentaremos mantenerlos entre 20º y 25º, como mucho 27º, pero el calor puede hacer que la cepa se estropee, algo de lo que nos daremos cuenta rápidamente por el fuerte olor desagradable.
Su alimentación puede ser variada, con pienso de perros o gatos, trocitos de salchicha, yogue con spirulina, alimento de peces, etc… siendo lo más normal el uso de alimento de gatos por comodidad pero intentando utilizar un pienso del que no queden muchos restos.
Algo importante a tener en cuenta en no añadir demasiada comida pues se pudre con rapidez y puede estropear el cultivo.
Pondremos la comida sobre el cultivo y pulverizaremos ligeramente la superficie para mantener la humedad, no tiene mayor mantenimiento.
Conviene “resetear” la cepa de vez en cuanto para eliminar toda la suciedad, para ello retiraremos toda la fibra que podamos, reservando la que tiene los gusanos, ponemos fibra nueva y los gusanos de la anterior.
Si cada cierto tiempo movemos bien la fibra para que se airee y se mezcle bien toda la turba, se podrá retrasar el “reseteo”.
Conviene tener al menos dos cultivos por si perdemos uno, el de reserva lo mantendremos al mínimo rendimiento, con poca humedad y poco alimento y el de uso diario otro más húmedo y con más alimento para que se reproduzca más.
Método de recolección
Si ponemos la comida en el lateral del recipiente nos puede facilitar la recolección aunque se recogen fácilmente retirando la comida y cogiéndolos con pinzas o con un pincel.