Movimiento de agua en paridera

Pipeta paridera

Mejora de parideras internas

Cuando en los acuarios sacamos adelante alevines de alguna especie solemos echar mano de las socorridas parideras.

Hay parideras internas y externas, con estas últimas el intercambio de agua es constante por los que los alevines mantienen las mismas condiciones que el acuario en el que están instaladas, tienen algo de movimiento de agua favoreciendo la oxigenación, además son fáciles de montar y de mantener limpias.

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

 

Las parideras internas, pueden ser de tela o de plástico, pero en ambos casos el problema es que se colocan en los laterales de acuario donde menos movimiento de agua por lo que para un uso prolongado no es lo más indicado.

A veces no nos queda más remedio que recurrir a estas parideras y podemos hace un pequeño “brico” casero para hacer meter agua en la paridera para tener algo más de movimiento de agua y oxigenar algo más.

Como se ve en la fotografía superior, no se necesita más que una pipeta de plástico y tubo rígido. Este es un ejemplo, pero seguro que se pueden hacer cosas similares con lo que tengamos por casa.

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

 

Tan sencillo como conectarlo por medio de una goma a un aireado para forzar, por medio del aire, que el agua suba por la pipeta y entre en la paridera.
 
Aplicando un poco de calor al tubo rígido podremos doblarlo fácilmente para dejar forma de gancho y colocar en el borde de la paridera.
 

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

Pipeta paridera

© Neli Martín. Der. Res.

Se puede poner perlón o un trozo de esponja, aunque el perlón evitará que entre suciedad en la paridera al ser poca cantidad se ensucia rápido así que se puede poner un recorte de esponja de distinta densidad.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Lo mismo hay algún sistema comercial similar para esto mismo pero a los aficionados a la acuariofilia nos gustan más estos pequeños apaños aunque no sean tan estéticos como los que puedan vender.
 

Textos e Imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Bucephalandras. Evolución de la flor.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

 

Evolución de una flor de bucephalandra

Las bucephalandras pueden llegar a florecer en nuestros acuarios si están en unas condiciones óptimas. Esta flor es de la variedad “nanga mahap”.

Pertenecen a las araceas (Araceae), que son una familia de plantas monocotiledóneas herbáceas formada por más de 100 géneros y más de 3000 especies. Una de sus principales característica es su inflorescencia, formada por flores muy pequeñas distribuidas a lo largo de una especie de espiga llamada espádice.

Durante bastantes días la flor permanece cerrada, hasta que empieza a burbujear, momento en el que empieza el proceso de apertura.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

En pocas horas la flor se abre soltando la parte superior gracias al impulso de las burbujas, pero aún cuando suelta la parte superior sigue burbujeando.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

El aspecto es frágil.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Su deterioro es rápido, notándose ya al día siguiente de su apertura.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Al cuarto día ya casi está desintegrada la hoja.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Al octavo día las semillas van quedado al descubierto al desaparecer la espata.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Pasados doce días las semillas tienen ya un color oscuro que indican su maduración.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Al final las semillas se sueltan, quedando muchas de ellas en el cáliz.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

El cáliz se mantiene durante varios días, en este caso duró hasta el día 25 después de su floración.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Bucephalandra apple leaf

Bucephalandra apple leaf

© Neli Martín. Der. Res.

 

Bucephalandra apple leaf

Esta es de las bucephalandras más pequeñas. Está fijada sobre un trozo de tela de mosquitera, pero para tener una idea del tamaño real mejor ver una fotografía con un testigo médico al lado.

Es una variedad de crecimiento muy muy lento.

Bucephalandra apple leaf

© Neli Martín. Der. Res.

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Pseudocrenilabrus philander

Pseudocrenilabrus philander

 

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

Precioso cíclido africano que no es de los más conocidos y mantenidos en los acuarios. Por su tamaño y su colorido hace que sea un pez espectacular para un acuario del tamaño adecuado. Pero algo que lo hace realmente especial es que es incubador bucal.

CLASIFICACION

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

Orden: Perciformes
Familia: Cichlidae
Subfamilia: Pseudocrenilabrinae
Género: Pseudocrenilabrus
Especie: Philander
Subespecies: Pseudocrenilabrus dispersus philander , Pseudocrenilabrus luebberti philander y Pseudocrenilabrus philander philander.

 

DISTRIBUCIÓN:

Malawi, Zimbabwe, Congo, Sudáfrica, Angola, Namibia, Zambia, Tanzania, Botswana, Mozambique, Swazilandia.

 

HABITAT

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

Se encuentran en arroyos, estanques, pozas y lagos, como el conocido Lago Malawi. Pueden llegar a encontrarse en aguas algo salobres. Prefieren zonas con bastante vegetación.

 

MORFOLOGIA Y DISMORFISMO SEXUAL

Se distinguen 3 subespecies, aunque también se mantiene que sólo existe una especie y que su morfología varía según donde se encuentran, ya que en ninguna parte de Africa se pueden encontrar dos variedades distintas. Por este motivo que podemos encontrar distintas coloraciones y tamaños con la nomenclatura de “Pseudocrenilabrus philander”.

Pseudocrenilabrus philander
El macho es de mayor tamaño que la hembra además de ser mucho más colorido y tener unas aletas mayores. Las fotografías son la mejor manera de ver estas diferencias, en la fotografía superior se ve una pareja en la que la hembra es muchísimo más pequeña que el macho, pero normalmente no hay tanta diferencia entre ellos.

El macho puede llegar a los 13 cm, aunque en los acuarios lo normal es que no pase de los 11cm. La hembra es más pequeña, no llegando a pasar de los 10cm.

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

 

MANTENIMIENTO EN ACUARIOS

Por su tamaño y comportamiento necesitan acuarios por lo menos de 100 litros. El acuario debe contar con “escondites” para lo que podemos utilizar piedras y troncos adaptándolos a su tamaño. Agradecerán que el acuario esté bien plantado. La grava no debe ser demasiado gruesa para facilitar que el macho pues cavar para que la hembra realice el desove.

Son peces territoriales, algo muy a tener en cuenta a la hora de mantenerlos con otras especies.

Los parámetros del agua del acuario deben ser los siguientes:
· Temperatura: 22-25°C
· pH: 6.5-7.5
· Dureza: 5-12° H

 

REPRODUCCION Y CRIA

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

En su hábitat se reproducen desde el inicio de la primavera hasta final de verano, pero en nuestros acuarios llega a reproducirse de forma continua.

El macho prepara un “nido” haciendo un agujero en la arena y dejándolo bien limpio. Una vez tiene el nido, comienza el cortejo pavoneándose delante de la hembra estirando bien sus aletas para atraer a la hembra, que ya está preparada, hacia el nido. Cuando la hembra realiza la puesta, el macho fertiliza los huevos y la hembra vuelve al nido para recogerlos con su boca y empezar la incubación bucal.

La hembra los mantiene en la boca entre 12 y 14 días, después los libera pero se mantiene cerca de ellos durante unos días más para protegerlos, de manera que si ve algún peligro vuelve a meterlos en su boca.

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

 

ALIMENTACION

Se alimenta de insectos, camarones e incluso peces pequeños. En nuestros acuarios intentaremos darle una alimentación variada y de calidad, utilizando alimento vivo, papillas, alimento congelado como artemia o gusanos, y escamas o pienso de calidad. La buena alimentación garantiza una buena salud de los peces y hace que tengan unos colores mucho más llamativos.

Pseudocrenilabrus philander

© Neli Martín. Der. Res.

Bucephalandra sp nanga mahap

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

 

Bucephalandra sp nanga mahap

Una de las bucephalandras de “hoja grande”, que crece de forma bastante horizontal y que saca unas pequeñas flores tipo cala. En estas fotografías puede verse como se va abriendo.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Empieza a burbujear lentamente y su frágil envoltura se va desprendiendo.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Una vez que suelta su envoltura queda una pequeña y delicada flor blanca.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Esta flor sigue burbujeando, aproximadamente 1 burbuja al minuto las primeras horas, algo realmente curioso.

Bucephalandra sp nanga mahap

© Neli Martín. Der. Res.

Bucephalandra. Prueba emergido.

© Neli Martín. Der. Res.

 

Estas plantas llevan poco tiempo entre los aficionados a la acuariofilia de nuestro país, lo que unido a la poca información contrastada que hay, hace que tengamos que hacer pruebas para ver cual es la mejor manera de mantenerlas.

En su hábitat, Borneo, sufren cambios de temperatura y pasan periodos de tiempo en emergido y otros periodos en sumergido, algo que parece que les ayuda en su desarrollo. Esta es una prueba para pasar un esqueje de una Bucephalandra emerald carpet a estado emergido.

Para adaptarla a emergido inicialmente deberá tener la máxima humedad posible, metiéndola en un bote con algo de agua y cerrado herméticamente debería ser suficiente.

No hay mejor explicación que unas fotografías.

© Neli Martín. Der. Res.

 

 

Si cortamos una esponja del tamaño de la boca del tarro y encajamos la roca volcánica donde va sujeta la planta facilitará mucho su manipulación.

 

© Neli Martín. Der. Res.

 

© Neli Martín. Der. Res.

 

© Neli Martín. Der. Res.

 

A medida que se obtengan resultados se irá actualizando el tema.


 

Pasado un mes en el que el bote se abrió una vez y se cambió el agua, la planta presenta nuevos brotes.

Prueba emergido Bucephalandra

© Neli Martín. Der. Res.

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Plantas acuáticas

Portada

Aplysia punctata – Liebre de mar

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

© Neli Martín. Der. Res.



 

Aplysia punctata

 

Molusco gasterópodo del orden Opisthobranchia, conocido popularmente como “liebre de mar”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

© Neli Martín. Der. Res.



 

Filo: Molusca
Clase: Gastropod
Orden: Opisthobranchia
Suborden: Anaspidea
Familia: Aplysiidae
Género: Aplysia
Especie: A. punctata (Cuvier, 1803)

 

Puede llegar a tener un tamaño de 20cm, aunque lo normal es que sea de unos 10cm. En la cabeza tiene 4 tentáculos cefálicos, dos de ellos son rinóforos, que son órganos sensoriales en forma de cuernos. Su cuerpo abombado tiene una concha interna muy frágil y translúcida.

 

En la fotografía se puede ver un ejemplar joven, ya que en la fase adulta su color puede ser verde, marrón o incluso negro. Su cuerpo está salpicado con pequeños puntos blancos aunque algunas veces pueden ser oscuros.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

© Neli Martín. Der. Res.

Viven en aguas costeras poco profundas ya que es donde encuentran su alimento, algas fotófilas de diversos colores y que según el color del alga así será el color que muestren estos moluscos. Los jóvenes se alimentan de algas rojas mientras que los adultos se alimentan de diversas algas verdes.

 

Son hermafroditas. Las puestas son de color rosado y forman una especie de tiras entrelazadas, estas puestas las realizan en primavera y verano.

 

Esta especie se puede encontrar de forma habitual por el litoral gallego y asturiano.

 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

Planarias (Turbellaria)

Turbellaria - Planaria

© Neli Martín. Der. Res.

 

Planarias (Turbellaria)

 

Los turbelarios, conocidos como planarias, son una clase de platelmintos (gusanos planos) de pequeño tamaño. Su cabeza es triangular o circular y tienen dos ocelos simples, pero su boca no se encuentra en la cabeza si no en la zona media del cuerpo. Su tamaño va desde los pocos milímetros hasta un centímetro, dependiendo de la especie que sea, igualmente podremos verlas desde un color blanco a un color marrón oscuro pasando por tonalidades amarillentas o anaranjadas.

La mayoría se encuentran en fondos acuáticos, tanto marinos como dulces, aunque algunas especies se han adaptado a terrenos húmedos.

Se alimentan de otros pequeños invertebrados, como pequeñas larvas o protozoos que se encuentran entre los restos orgánicos o detritus.

Turbellaria - Planaria

© Neli Martín. Der. Res.

Aunque muchas veces se habla de ellas como parásitos, no lo son, pero sí que portan parásitos en su cuerpo que pueden ser dañinos para nuestros peces.

Uno de los problemas es que rápidamente se convierten en plaga debido a que su reproducción es rápida pues además de ser hermafroditas, de cada cópula salen gran cantidad de planarias, pero además se reproducen por simple división. Si una planaria se corta por la mitad en poco tiempo habrá dos planarias completas, pero si se corta en tres partes se formarán tres planarias, etc…

Las planarias pueden llegar a nuestros acuarios por medio de huevos en plantas, junto con el alimento vivo o simplemente aparecer por la descomposición de restos orgánicos. Por este motivo se generaliza diciendo que las planarias aparecen por la sobrealimentación en los acuarios ya que genera una cantidad de restos orgánicos que harán un hábitat estupendo para la reproducción de las planarias.

Para eliminarlas de nuestros acuarios podemos recurrir a varios métodos, pero lo primero que debemos es controlar la cantidad de materia orgánica del fondo de nuestro acuario, realizando un buen cambio de agua con un sifonado a fondo para intentar limpiarlo todo lo que podamos, y no echando en el acuario más comida de la que pueden consumir nuestros peces o invertebrados. Si las planarias no tienen suficiente comida morirán de golpe, por lo que si el número es muy elevado puede producir una subida de nitratos.

Turbellaria - Planaria

© Neli Martín. Der. Res.

Hay algunos peces que se comen las planarias, como son los bettas o los gouramis, por lo que si es posible metiendo algún pez de estos se encargarán de eliminarlas.

Se puede preparar una “trampa casera” que es tan sencilla como utilizar una pequeña caja en la que se pondrá un poco de comida, como puede ser un trocito de pescado, y haciendo unos pequeños agujeros en la tapa para que puedan entrar las planarias.

No aguantan temperaturas superiores a 35º por lo que si retiramos los peces del acuario podemos subir la temperatura por encima de esos 35º y mantenerla unas horas.

Otro sistema es el tratamiento químico con algún producto específico para eliminación de caracoles y gusanos, o utilizar directamente sulfato de cobre.

 
 

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.

ENLACES RELACIONADOS

Trampa para planarias

Bucephalandra motleyana “red flare”

Bucephalandra motleyana red flare

 

Detalle de una de las hojas y el contraste de la parte superior de color verde azulado con los típico puntitos blancos, y el color rosado del revés de la hoja. Estos contrastes de color los podemos ver en muchas de estas plantas teniendo tonalidades amarillas, rojas, verdes y azules en una misma planta.

Bucephalandra motleyana red flare

Bucephalandra motleyana red flare

 Textos e imágenes: Neli Martín. Der. Res.